La ciudad y los perros

incienso[1]No, no se trata de la famosa novela de Mario Vargas Llosa. En mi ciudad, la gente saca al perro y convierte las calles en estercoleros. Desde mi ventana puedo ver a los vecinos del barrio llevarlos a hacer sus necesidades al parque, que está a situado la derecha del barrio. Ya sé que no son todos. Dicho esto, al grano.

Como luego se conecta con una zona de explanadas, los perros corren a su antojo. Hay pocas cosas que produzcan más satisfacción que ver a un animal, al que supones encerrado entre cuatro paredes, desfogándose y compartiendo olores íntimos con otros congéneres. Pobrecillo.

Pero el parque ha dejado de cumplir su función. Ir a pasear, a hacer deporte, o sentarse en un banco se hace casi imposible. En primer lugar,  ¡quién quiere ir a pasear o a correr un rato con el suelo lleno de meadas y hermosas heces por cualquier parte! ¡Qué ilusión llegar a casa para empapar el piso de las bacterias que hemos ido recogiendo con nuestro calzado! Podría llamar a un laboratorio farmacéutico y alquilarles el suelo de mi piso como laboratorio , y al menos le saco partido.

Los dueños de los perros son, además, muy particulares. La mayoría de ellos, en especial las mujeres -contando, son más las mujeres que sacan a pasear perros que los hombres-, no sólo carecen de la más mínima urbanidad -una palabra que me da repelús, pero creo que encaja-, sino que además los tratan como si fueran personas. Llámenme insensible. “¡Insensible!”.

Dicho esto, yo he tenido perros -pero no en la ciudad- y gata -en mi casa, más linda, caza moscas a faltas de ratones-, pero sobre todo sé que no pueden hacer algunas cosas. Son inteligentes y aprenden, y se puede reconocer su comportamiento en muchas ocasiones, con la experiencia. Pero si les digo “¡Qué te pasa!” y me saca la lengua, agitado de tanto correr, y me imagino que me responde, es una cuestión en la que no voy a entrar.

El ayuntamiento, además, proporciona pocas zonas para sacar a pasear los perros y que puedan hacer sus necesidades con tranquilidad -y aparearse, que esa es otra: no es que sea un fetichista, al menos en estas cosas, pero ver perros apareándose desde mi ventana, como llevo viendo esta semana, es , como poco, bizarro-. Han colocado unas cuantas papeleras especiales para que los dueños viertan allí las bolsitas con sus cacas, que no usa nadie. Uno, cuando va a un parque y ve la zona infectada de papeleras, se imagina y lo peor y decide irse a otra parte.¿Y si tuvieran vigilantes? Al menos uno por zona.

Ver las aceras con riachuelos de meadas deslizándose por los surcos del pavimento o encontrarse unas heces solidificadas da lustre a la ciudad. Tendría que haber llamado al artículo “La ciudad y la mierda”, directamente.

Un día vamos a ir unos amigos a cagarle en el salón a esos unineuronales -no sólo por la higiene y la cuestión estética, sino por el ejemplo- y en las esquinas de la tele les regamos como en las esquinas; y cuando me pregunten que si me parece bonito y si no lo vamos a limpiar, le responderé: es que estos pobres animales se pasan el día en casa, estudiando entre cuatro paredes, y lo hacen donde buenamente pueden. :grin:

[email_link]

4 Comentarios

Deja un Comentario
  • ¿De qué parque hablamos? Porque no he visto otra ciudad en mi vida donde se prohiban los perros en tantos sitios, empezando por la mayor parte de los parques, el paseo de las Canteras y triana.

    Los únicos sitios, aparte de las calles propiamente dichas, donde se pueden llevar perros son San Telmo y la Plaza de la Feria (que por sus reducidas dimensiones no sirve ni para ir a correr ni tiene bancos donde sentarse) así que cuando tienes hijos y perro te encuentras conque la mayor parte de las veces tienes que dejar al animal en casa y el paseo se reduce a las calles del barrio, y así huelen. Simplemente no te dejan otra opción (aunque tengo entendido que andan en negociaciones con el ayuntamiento al respecto).

    En esos mismos parques también hay colillas, cáscaras de pipas, envoltorios, cucarachas, paredes asquerosas de la contaminación, mierdas de paloma y meadas, pero no de perros, sino de niños y mayores a los que sus mamás enseñaron desde bien pequeñitos a sacarse el pito en cualquier parte…

    Respecto a las funciones del parque, pasear a los animales es una de ellas. Que habiliten zonas específicas en ellos con su tierra -que al final es lo más higiénico- y se dejen de “papeleras para mierdas” desperdigadas aquí y allá según les da el aire.
    .-= Último artículo del blog de Farándula… Por una formación profesional en escritura =-.

    • ¡Cómo que no hay sitios! Supongo que el Parque de Las Rehoyas, la Avenida Marítima he visto, por el Metropole sacan perros, en la zona de deportes; también en el Boulevar de Mesa y López los sacan por las noches… Sí que hay sitios, lo que igual no te quedan cerca. Conozco un sitio muy chulo y poco conocido muuuy cerca de tu casa que es ideal para sacar el perro y estar con los tuyos, fijo que ya lo conoces, encima con césped y aparcas fácil -son 50 euros la info- :grin:

      Y no te enfades tanto. Hay pocas zonas para sacar perros y menos aún acondicionadas, pero yo creo que simplemente recogiendo lo que sueltan y teniendo cuidado de por donde marcan el territorio, jaja, la cosa va. Pero lo de mi barrio no tiene nombre, y lo que veo en algunas otras zonas, tampoco. Tuve dos pastores alemanes (Marta y Blacky), pero también la suerte de llevarlos a laderas y montañas, y la cosa cambia. :grin:

  • El parque de las Rehoyas???? Está prohibidísimo, y suelo ir con frecuencia, jamás he visto un perro… ídem el Juan Pablo II y la zona infantil del Romano (el resto no sé porque no paso por allí)

    La calle es otra cosa, estaría bueno que no pudiera sacar al perro de casa, sea Mesa y López o cualquier otra.

    No me enfado, es simplemente que me jode ver tanto odio con los perros cuando hay un montonazo de cosas más olorosas y contaminantes. Lo de los niños me revienta, porque mi hija no entiende por qué no la dejo mear en un arbolito. Ella aprendió a controlar sus esfínteres, o me la llevaba al baño de una cafetería, ¿por qué los niños no?

    Lo de recoger las cacas es de recibo, y no hacerlo es simplemente de cerdos, igual que llevarlos con su correa, especialmente si son grandes -aunque de penita que no puedan correr a sus anchas, a mí tampoco me mola ver un pastor alemán corriendo hacia mí- .

    Hay que tener también en cuenta la cuestión de los perros abandonados, uno sólo ve la mierda y piensa ¡qué asco de dueños!, pero no, es simplemente que no tienen (llamas a la perrera y para cuando llegan se ha esfumado).

    El problema está más en la orina, porque ahí si es más complicado que te cuadren arbolitos y zonas con tierra y al perro no puedes llevártelo en coche al parque tres veces al día salvo que vivas al lado. Como aquí llueve poco las aceras no se limpian y pasa lo que pasa con los olores. Entonces los vecinos empiezan a poner la porquería verde esa (¿azufre?) y la preocupación es porque no la toque algún crío.

    Todo esto te lo cuento como ex-dueña de perro forzosa (vino con la pareja y el animalito acabó con mi “cuñado” en custodia compartida) y más bien enamorada de los gatos, pero que no me gusten especialmente los cánidos no significa que no me las tenga que ver con la dificultades de tener un perro, por más que uno intente ser respetuosa con los vecinos (en mi barrio, eso sí, tengo la suerte de que todoquisqui tiene mascota)

    Sobre los perros grandes: me parece un horror tenerlos en pisos de 50 metros en la ciudad, esos siberianos sudando la gota gorda -es un decir- en pleno verano… :emotion:

    Lo de ese sitio familiar con césped cerca de mi casa… pues no caigo ¿te refieres a la zona que está entre la carretera del centro y el Risco de San Nicolás? Pásame la dirección o algo :arrow: quillo, que se muera mi mare si no te pago :grin:
    .-= Último artículo del blog de Farándula… Por una formación profesional en escritura =-.

    • Mujer, si nos ponemos pijos finos, claro que hay cosas más contaminantes. Ya hablaré en otro artículo de esas otras, pero aparte del rollo estético, es que hablo de higiene.

      Dicho esto, en la escalera para subir a mi casa, por épocas, aparecen “regalitos”; en mi comunidad de vecinos se ha denunciado a los que tienen perros -que sí, casi TODO el mundo tiene un animalito en su casa- por dejar más regalitos en zonas comunes o ascensores.

      No sabía lo del Parque de Las Rehoyas. Pero cuando llegué a “ex-dueña” ya me rompistes, ¿toda esta réplica Y NO TIENES PERRO? ^_^ Para tu info tengo gata, caza moscas a falta de ratones, y es adictiva mirarla. Le tengo pillado el comportamiento, aproximadamente, salvo cuando hace guerra de guerrillas, que es atacar por la espalda a traición y dejar un zarpazo en mi pierna, para esconderse luego, la muy cabrona. O, más sutil: se deja acariciar, y entonces baja las orejas y me da un zarpazo, para huir de nuevo -y yo que no me doy cuenta porque estoy viendo la tv o lo que sea, porque mirando sus bigotes, las orejas y si mueve el rabo, más pistas imposible-. Dicho esto, el 90% de sus ataques a lo Rambo vienen a) de que es una caprichosa y si no la acaricias cuando ella dice, se venga b) la he puteado :grin:

      No sé si es azufre, pero teniendo razón en casi todo lo que dices, si una persona vive en una zona que no está acondicionada para tener perros, QUE NO LO TENGA, colega, es así de duro. Seré impopular con esta idea, me da igual, es lo que hay, porque pasamos a llamar al barrio o ciudad “Cacalandia”, y tampoco es eso.

      ¡Pues va a ser donde tú dices! El otro día tenía uno de los árboles de lavanda, creo, de color violeta, precioso y además en el suelo lleno de hojas violetas-, y una parte de pavimento, también va gente a jugar al fútbol por allí, ¡no me digas que no está chulo! Súper tranquilo, y encima si hay niños pueden jugar al fútbol o lo que sea. Y al lado de tu house. :grin:

      Mi arrrma, ¡a que está chulo lo de que en el comentario aparezca el último artículo del que comenta! Si es queeeeee…

      “Ay paya, deja lo de los dineros, mia yo de lo dije poque ere buena gente no como esa bazura que le voy a poné do vela negrassss”. :grin:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños