La falacia: si no lees, es porque no te esfuerzas

lecturaEsa idea tan manida de que la mayoría de la gente que no lee lo hace porque hay que esforzarse es una media verdad y, como tal, una mentira. La gente que no lee tendrá mil razones para no hacerlo, y habrá un porcentaje en el cual el esfuerzo sea un motivo suficiente para no hacerlo. Todos tenemos el derecho de elegir nuestro ocio.

La más sencilla es: porque no le atrae ese acto. Prefieren hacer otras cosas. La lectura es un hábito, pero jamás podrá imponerse a nadie la liturgia de la lectura si esta persona no siente que lo hace de forma natural. Es cierto que hay gente que le cuesta en principio y luego acaba “convertida”, pero no es lo habitual, así como podría acostumbrarme a ingerir aceite de ricino y acabar ingiriendo una taza diaria en ayunas.

En España, el año pasado llegamos al 55% de índice de lectura. Y por fin nos rozamos con la media europea. Pero es que ni en los países europeos considerados democracias ejemplares lee el noventa por ciento de la población: se mueven en parámetros que oscilan entre el 70% y el 50%.

¿Está, como aseguran los editores, nuestra industria editorial en dificultades? Veamos los números: en España, la industria editorial mueve anualmente cerca de 4.000 millones de euros, un 0,7% del PIB, y da empleo, directo e indirecto a más de 30.000 personas. A lo largo de 2008 editaron más de 240 millones de libros y más de 72.982 títulos con una tirada media por ejemplar de más de 5.035.

La responsable de la Asociación de Libreros de Madrid y a su vez presidenta de la comisión organizadora de la Feria del Libro, Pilar Gallego, cifra las caídas entre el 15 y el 20% respecto al año anterior.

Feria del Libro de Madrid, 2009, en ElMundo.es

Si me cobraran 15€ por último el libro de Amy Hempel en vez de los casi 24€ que me costó -¡en plena crisis!-, podría ayudar. No es raro encontrar novelas en su primera edición, por lo general, sobre los 20€ o más. Y hay que esperar más de seis meses -con suerte- para poder encontrar el mismo en edición de bolsillo… si es que lo editan. La industria quiere vender más, pero no rebaja los precios.

Desde que tengo uso de razón -hace poco tiempo, y es intermitente-, no he conocido ni una campaña nacional donde las editoriales hayan propuesto una rebaja del precio de los libros. ¿Y ahora, en tiempos de crisis, quieren que el gobierno les apoye con medidas para reactivar la lectura?

Los editores se mueren de hambre, parece, aunque es probable que la mayor parte de la tarta se la lleven las grandes editoriales (Planeta, Seix Barral, Anagrama, etc.) y las pequeñas sean casi siempre proyectos arriesgados, apoyando, por lo general, otro tipo de literatura que no tiene cabida en las grandes editoriales.

Con estas cifras de beneficios, estarán frotándose las manos si pudieran llegar al 70% mítico de las grandes democracias europeas, como Suecia, que es normalmente la que posee el mayor índice de lectura anual. Y lo digo porque es la propia industria editorial la que lanza esa idea -elitista- de que no se lee lo suficiente, una idea que va asociada a la imagen peyorativa de alguien inculto o analfabeto. La lectura es una llave que va asociada a otras, como dónde se vive, la marca del coche y dónde pasas las vacaciones -con la crisis, el sólo hecho de poder irte ya da la opción de pasar de pequeñoburgués a alta burguesía, por “la face”-. Y en ese llavero va nuestra imagen social. Cosas más tontas he escrito y leído.

¿Podríamos pedirle también su parte de culpa a las editoriales del nivel formativo de nuestros lectores? ¿Que les pregunten quién escribió tal o cual obra, o si tal o cual poeta es del siglo pasado o de este y acierten? Porque son ellas las que publicitan libros mediocres, sin mérito literario alguno, basados en su consumo de masas. Qué puede aprender nadie de uno de estos ejemplares.

La comparación con los programas basura de la televisión es inevitable. Estos libros se leen y automáticamente pasan al olvido, y sólo sirven para entrar en un círculo vicioso de lecturas olvidables. Estas personas jamás podrán acceder a libros de mayor compromiso intelectual porque la dificultad de su lectura les hace preferir la fácil. Es una ley natural: tendemos a las soluciones sencillas ante un determinado problema. Y si hablamos de ocio, se agudiza.

No se trata de editar sólo libros mediocres y en cantidades ingentes para llenar los bolsillos de las editoriales. También debe existir un código ético y una formación en los editores, que deben ser responsables de lo que publican y ser conscientes de su tarea didáctica y pedagógica. No me refiero sólo a la divulgación científica: la literatura de calidad y los autores jóvenes y no consagrados que pueden dar un aire fresco y nuevo a la apuesta clásica y de esquemas repetitivos y facilones.

A abandonar la promoción machacona de sus autores de plantilla y buscar espacios para otras literaturas, e informar de porqué se apuesta por ellos. De no buscar siempre el rédito económico, en definitiva, en favor de sus beneficios.

Dejo estas preguntas como cierre del artículo:

¿Crees que hay literatura basura y literatura de calidad? ¿Es inculto alguien que no le gusta leer? ¿Es demagógica esa idea de que en España no se lee lo suficiente? ¿Tenemos el derecho de leer lo que queramos cuando nos plazca? ¿Debería haber cursos de formación de lectura en las bibliotecas públicas? ¿Te parecen caros los libros?

Y la pregunta del millón: ¿por qué puede bajar el gas, la electricidad, el aceite o el pollo, y el libro, que es ocio, no baja de precio? ¿Acaso nos hemos malcostumbrado a que sea un estándar?

No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro

Mario Benedetti

[email_link]

6 Comentarios

Deja un Comentario
  • No veo tan caros la mayoría de los libros. Si están de moda es lógico y normal que su precio sea mayor ya que tienen garantizado el éxito. También es extraño que libros que no los conoce nadie tenga precio superior al de moda, pero por general están bien.

    Un libro te va a durar para siempre y sino siempre quedará la biblioteca o que un amigo te lo preste.

    Libros basura hay muchísimo, como películas basura, televisión basura y música basura. Cualquiera con dinero se publica un libro o unas memorias, con nulo interés y que encima es copia y pega, que se lo digan a Ana Rosa Quintana.

    • ¡Hola Yos! Pues yo sí los veo caros, y te diré que el de Hempel -lo digo por un comentario que acabo de leer en Bitacoras.com- no es de tapa dura. Es el clásico de Seix Barral y podría estar a 15€, y el de bolsillo en su momento a 8 o 9. Lo que no es de recibo es que la diferencia sean 14€ entre bolsillo y estándar.

      El libro se consume, y aunque en la mente luego se retenga si gusta, no siempre sucede así. Y disiento en lo de para siempre: el libro se deteriora, tiene una vida corta aunque lo cuides porque el papel se degrada -dime si tienes libros antiguos y cuántos no tienen olor a polvo o las hojas marchitas y deterioradas, que al tacto se hace desagradable leerlos-. Y esa caducidad de los materiales debería rebajar su precio. Una película de DVD puede durarme una vida.

      ¡Gracias por tu comentario! :grin:

  • ¿Quereis libros gratis online?
    Por ejemplo de Borges:

    http://www.librosgratisweb.com/autores/borges-jorge-luis.html

    Realmente me exaspera tener que leer en una pantalla de ordenador. Pero no hay excusa hoy en día para no leer. Existen bibliotecas, internet , prestarse los libros (esto último no lo aconsejo). Y como último recurso comprarlo. Esto lo suelo hacer para regalar. Para mi un libro es un lujo y como ta,l creo que es un estupendo regalo.

    Saludos lectores. :)
    .-= Último artículo del blog de Javier Castañón… La Comunidad » escool » Un `crack´ de la física que `arriesga´ su vida para enseñar =-.

    • Hola Javier, gracias por tu aportación.

      Bueno, como tú, a mi eso de leer en el ordenador, salvo que sea un texto breve, como un relato corto o poesía, me niego porque me dejo la vista y además no me concentro.

      El libro es un lujo, sí, y es un regalo espectacular, pero deberíamos, como en Japón que suelen costar una media de 7,7€, poder disponer de ellos sin que duela al bolsillo, aunque las ediciones de bolsillo, valga la redundancia, son asequibles… pero no se editan todos los que deberían… ¡Nada es perfecto!

      ¡Un abrazo!

  • Por cierto, cuando digo lujo, quiero decir algo muy apreciado desde un punto de vista subjetivo (libro=cultura=algo muy desable). Pero desde el punto de vista económico, estoy de acuerdo que se tase como lujo el alcohol y el tabaco, pero no los libros. Me he expresado algo mal. La cultura si se desea fomentar no se puede gravar como un cartón de Malporro. Saludos lectores.
    .-= Último artículo del blog de Javier Castañón… Nuevo OVNI-UFO esta vez pillado por el Endeavour, nueva prueba para la NASA « Escuadron de la verdad =-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños