De Camps a ZP: la segunda voz

crisiscaspa.jpg

Valencia

La trama de corrupción en Valencia llega a límites fantásticos: me imagino a los Cohen frotándose las manos en una divertida trama corrupta en el que todo gira en torno un tipo llamado “El Bigotes” -que adjudicamos a George Clooney, el actor fetiche para sus comedias-.

Digo divertida, porque el rédito en votos que ha obtenido el PP en las últimas elecciones debe ser porque a los votantes valencianos les debe parecer un sainete muy entretenido. ¡El presidente de mi comunidad, míralo, qué majo! ¡”El Bigotes”, qué personaje, vamos a votar al PP que nos hacen pasar un rato tan ameno!

Ahora -cada día van arribando nuevas informaciones, que es como debe hacer un periódico para mantener la tensión de sus lectores-, una carta de “El Bigotes” a Rajoy, comentan, pidiendo pagos en dinero negro. El presidente del PP lanzando balones fuera. ¿Alguien da más? ¿Qué publicarán mañana?

El PP se ha instalado en la teoría de la conspiración. Como ya dijimos, es un arma que le funciona muy bien, en vista de los resultados de las últimas elecciones, cuando ya el caso “Gürtel” era conocido. Las nuevas informaciones de El País (financiación ilegal en época de Aznar) y El Mundo (claves de la trama “Gürtel”), junto al azote popular de Federico Jiménez Losantos en esRadio, supone un asedio en toda regla para Mariano Rajoy, un tipo que confía en que el tiempo vaya diluyendo las cosas.

En realidad, tanto Rajoy como Zapatero parecen usar la misma estrategia: ya llegarán tiempos mejores, vamos a campear el temporal lo mejor que podamos, y luego a sacar pecho, una vez el enfermo esté recuperado, arguyendo “a que ahora estamos mucho mejor, ¡eh!, no os lo dije, desconfiados”.

No es la única comunidad autónoma donde suceden estas cosas. No tengo pruebas, y a lo mejor es la sospecha escéptica de un ciudadano cansado de la política, pero algo huele a podrido en Canarias.

Adivinanza: ¿cuántos articulistas han usado este refrán o similar, para señalar su disconformidad con la depuración  de responsabilidades en el PP: la mujer del César no sólo debe ser honrada, sino parecerlo?


Zapatero

Al presidente del gobierno no se le viene un panorama oscuro: ya está inmerso en medio de la tempestad, y lo vemos ahí, en cubierta, todo el mundo refugiado en la cabina, mientras él, con un chubascero y un paraguas, nos da esperanzas de que puede contener el tsunami.

Si no fuera porque somos un organismo vivo y necesitamos alimentarnos para vivir, casi que diríamos como los votantes del PP en Valencia: ¡pero qué bonito sainete! Pero cuando te tocan el dinero, amigo, ese es otro cantar.

Lo que tiene la crisis económica de ZP es que le va todo de cara y aún así se le ve perdido, anunciando medidas que retira en un par de días, subiendo impuestos tras el perfil ideológico de que “la izquierda no sube impuestos”, un perfil falso, por otra parte, pues sí que debe ser un valor de izquierdas pagar impuestos porque es un signo de solidaridad y de contribuir a la mejora de un país.

¿Por qué digo que le va todo de cara? Este hombre nació con suerte: gana unas elecciones en donde Bono parecía ser el ganador lógico en su partido; luego, dos consecutivas a Rajoy. Pierde dos elecciones  -Europeas y Gallegas, aunque gobierna en el País Vasco- pero sigue siendo el político más valorado. Y ahora, en un momento de destrucción de empleo a granel, los sindicatos todavía no han sacado a sus afiliados a la calle para obsequiarle con unas deliciosas huelgas generales. Que es lo que debería tocar, llegados a este punto. Lo de la patronal es lo de siempre, el cambio de Cuevas a Díaz Ferrán no ha supuesto modificación de su argumentario. Lo contrario no sería sorprendente: sería para pedir su dimisión. Cada agente social debe estar en la línea que se le asume para que todo encaje como debe encajar. Esto no implica capacidad para llegar a acuerdos o de, al menos, diálogo.

En estos tiempos convulsos de paro galopante, a ZP se le suman descontentos en el seno de su partido. Que si tantos años en el poder le ha vuelto egocéntrico, que está tan convencido de sus ideas que se ha rodeado de aquellos que las comparten, y mucho más. Hasta su respaldo mediático -El País- le ha dedicado editoriales muy críticos contra su gestión -el malestar de PRISA con la nueva ley de la TDT del Gobierno también debe influir, todo sea dicho, o si no pregúntenle a Cebrián-. Si gana de nuevo las generales, todo esto cambiará, y habrá insomnios esperando la llamada de ZP para los ministerios -esperemos-, esta vez sí, en bonanza o en recuperación sostenida. Por cierto: ¿cómo le va a la banca? ¿Qué ha hecho con esas inyecciones del gobierno, es decir, de nuestra contribución al estado del bienestar?

mediarananja

Imágenes:Forges y Manuel Fontdevila.

[email_link]

Un Comentario

Deja un Comentario
  • Pues la verdad que tanto el “Macario” (es así como le llama alguna gente en Pontevedra a Rajoy) y “El Ilusionista” (ZP para mis lectores y yo) son dos supervivientes porque con la que les está cayendo y aún siguen ahí.

    Lo de los sindicatos es de vergüenza se les ve el plumero, como a la patronal dicho sea de paso. Saludos
    .-= Último artículo del blog de Pharpe… Algo huele raro en France Telecom =-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright ©  La ciudad de un billón de sueños