Breve historia de una resurrección.

Me liberó; y desencadenado por fin recorremos la ciudad, que gira como una rosa náutica al ritmo de nuestro aleteo acompasado.

Me paseaba, mucho antes de su llegada, por la ciudad, ángel caído, girando en una rueda de hámster, convencido de que cruzar por las bifurcaciones era todo mi cometido, y aunque la desazón me carcomía, el espíritu luchador avanzaba pensando que ésa era  la batalla de mi vida.

Entonces llegó desde el cielo; me enseñó la puerta; aguardó a que la cruzara por mi propio pie. Me dijo: “He bajado para anunciarte que no había batalla que ganar”. Desde entonces cruzo las calles de su mano, y a veces siento que es ella la que se aferra dulcemente a la mía.

Si giramos sobre los edificios más altos, trazando arabescos, y señalamos los parques y avenidas donde aterrizamos para descansar, si la miro fijamente me quedo en blanco y lo primero que se me ocurre es: “Te quiero”. Y ella mueve graciosamente las alitas ocultas bajo su chaqueta y me responde siempre lo mismo: “Es lo que hacen los amantes”.


“¿Cuánto tiempo vas a permanecer aquí?”, le pregunté. “El que necesites”, me dijo retirando una pluma mustia de mi ala. “¿Toda la vida, princesa?”, volví a preguntar. Me respondió con una sonrisa y un suave aleteo llegó a mis oídos. Nuestros labios se acercaron al unísono, y una milésima de segundo antes de juntarse nuestras bocas susurró: “toda”.

Y con ese primer beso supe entonces el peso de las nubes y el frío tras los rayos del sol, y se me reveló el conocimiento del mundo visible y el invisible, y sentí, por primera vez, el dolor profundo y la pesada carga que sobreviene de amarla tanto, porque toda ella es el mundo flotando en el universo que, batiendo sus alas coquetas, gira todos los días de mi vida alrededor del sol.

I was lost until you came, little angel.

Imagen: pictures-of-tattoo.blogspot.com.

[email_link]

8 Comentarios

Deja un Comentario
    • @Alijodos: ¡Feliz fin de semana! A disfrutar a tope. Qué bien que te gustara el relatito, la verdad es que suelo intercalar textos en plan escritura con los más cachondos u opiniones sobre política o el mundo. El caso es escribir, “oyes”, que tengo esa enfermedad compulsiva. ¡Un abrazo!

    • @Jose Jaime: ¡Hola Jose! Pues viniendo de todo un escritor de relatos me lo tomo como un cumplido doble, un abrazo y que pases un buen fin de semana y si te bebes una copita de vino tómate otra a mi salud. :grin:

    • @Kiram: ¡Kiram! ¡Te ha gustado! Me siento emocionado -apabullado- porque te haya gustado tanto el texto. Bueno, qué decir… ¡Que feliz fin de semana y que lo pases estupendo! :grin:

  • Las alitas ¡uhmmm! hubiera sido sublime que se quitase la chaqueta y te arropase con ellas y despues….¿porque no volar?:D .
    Oh little angel, Take me to the end of bliss, encadename your wings, I will be your humble slave …
    (By Eurice) X(
    Feliz finde!
    Un saludo

    • EURICE: ¿Si? Mira, buena idea para otro relato, también se me había ocurrido que al prota le nacieran alas al llegar ella. Bueno, como la idea era escribir algo en plan rapidín y luego ya meterme a añadir/corregir, me guardo tu idea para otro relato que me cuadre. ¡Un precioso finde para ti y que lo pases estupendo! :grin:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños