Exs

Las exs son un poco como las cabriposas: revolotean a tu alrededor durante una temporada, se posan en el hombro con una sonrisa amable, y cuando te quieres dar cuenta te han dejado el hombro lleno de cagaditas.

¿Qué tienen de peculiar las exs? Son fáciles de identificar. Las puedes ver en el metro, en las estaciones de tren y en las terminales de aeropuerto, con su set de máscaras griegas. La cuestión es llorar a todo el mundo y mostrar la llaga, menos a ti, claro, porque tiene que permanecer entera y en secreto ansía que vuelvas con ella. Hay mujeres que no aceptan un no. Y otras que deberían haberse dedicado al mundo del espectáculo.

Otra de las particularidades es la capacidad para decir una cosa y la contraria en la misma proposición, con una tendencia compulsiva a usar la preposición coordinada “pero”. Una de las dicotomías recurrentes es la de que están enamoradas y que al mismo tiempo les has hecho mucho daño. La van rellenando con verborrea, en discursos eternos, siguiendo esa máxima de la imbecilidad supina: “voy a decirle lo contrario de lo que pienso a ver si…”. Es por esto que si las ex repasaran sintaxis y dejaran de hacer sofismas las rupturas serían más llevaderas. ¿A santo de qué ahora si me lié con tu amiga de Lanzarote o si según te fui conociendo me di cuenta de que eras insoportable?

La tercera particularidad que me llama la atención es que no son conscientes del cúmulo de defectos que llevan a cuestas. La cuestión radica en que, en privado, pueden reconocer que tienen múltiples defectos, y puede que en público, en un acto que sienten heroico, pero jamás reconocerán todos los que tú has visto. Es un momento sublime cuando analizas la lista de los defectos que una ex reconoce -y piensa que ha hecho un esfuerzo de sinceridad plausible- y los que puedes añadir tú.

Es por todo esto que las únicas exs con las que tendría sexo son las de hace cinco o más años de distancia, preferiblemente con novio. ¿Por qué con novio, se estarán preguntando? Porque habrá que añadirle algo de morbo al asunto. Y esta es la cuarta y última particularidad de las exs: son tan propensas a tener sexo con sus ex parejas que, cuando acabas de follar en un hotel, inevitablemente te preguntas si hizo lo mismo durante tu relación.

¡Y a quién le importa ahora!, piensas, cuando la ves estirando el empeine mientras introducen la media, arrojada sobre la cama.

[email_link]

11 Comentarios

Deja un Comentario
  • Bueno lo exs no están muy alejados…uno de los míos adoraba a PJ Harvey, nos pasamos un verano entero escuchándola mientras fumábamos y…
    Los exs son como esos “capubríes” que revolotean a tu alrededor comprobando por dónde pueden entrar y exprimirte todo, hasta las energías. Curiosamente cobra vida, generalmente de madrugada, preferiblemente si una trabaja -o se examina- al día siguiente, acompañado de una buena ginebra o whisky (o no tan buenos) y de un teléfono móvil. Primero prueban con los mensajes y después con las llamadas, en los primeros te informan de que están a muy poquitos metros de tu casa y en los segundos prueban a ver si te decides a abrir la puerta…
    A nosotras el morbo de la otra relación como que no nos va…generalmente la ausencia de la pareja del ex provoca el revoloteo… y bueno, después de saber qué fue aquello que hizo en aquel momento con aquella chica delante de tus narices cuando todos sabían que realmente la relación la mantenía contigo…pues lo realmente bonito es decirle…”que te pires, que no me interesas, que mañana trabajo y es muy triste que un tipo de tu edad esté a las 5 a.m mandándole mensajes de veinteañeros a una ex a la que humillaste, porque no eres capaz de pasarte ni una noche solo” y después, dormir tan tranquila, pensando en que ya te da igual si te puso los cuernos o no porque… qué más da si luego no puede ni siquiera mandar un mensaje lo suficientemente convincente como para que le abra la puerta.

    • Claro, todo el mundo, incluidos tú y yo, somos exs de alguien, pero como yo hablo desde mi perspectiva, la de mis exs me importan lo mismo que dos huevos fritos. :grin:

  • Hoy estamos en sintonía, yo también, con los únicos Exs con los que tendría sexo es con algunos de hace cinco o más años de distancia, preferiblemente con novia, así disfruto de lo único que realmente vale la pena, sinó no sería un Ex.
    Y claro, los peores Exs con diferencia son, como dices tu, los que no aceptan un NO por respuesta. A todos nos han mandado a freir espárragos alguna vez, no? tampoco es como para hacer un drama durante años, uno lo acepta como puede, recoge su orgullo malherido y a otra cosa cabriposa… :grin:

    • ¡Holaaaaaaaaaa! Te daba por missing, me decía: la valenciana se fue y nunca más se supo. Primero, ¡no veas qué sonrisa me has sacado hoy al saber que habías vuelto! Aunque sea por un ratito. Me encanta saber que mantenemos este diálogo -y te echaba de menos, es en serio-. Bueno, aunque tarde, ¡que tengas un feliz año! ¡Espero que todo vaya bien, o súper bien! :grin:

      Y en cuanto a tu comentario, coño, pues claro, a mí también me han dado calabazas, esto va así, y a otra cosa, cabriposa. :grin:

      • Que no hombre, ya sé que es fácil acostumbrarse a mí, soy como el mosquito tocacojones que molesta en verano cuando estás tomando el fresco en la terraza, pero al que se echa de menos si no aparece :grin: Por eso nunca me voy del todo. Además, si ya sabes que soy bulímica, y… hoy toca atracón!
        Como dice aquel, “días de mucho, vísperas de ná”.

        Podría despotricar de un millón de cosas, pero pensando en lo que de verdad importa: todo genial. Espero que tu también estés bien.
        Un beso.

        • Jajaja, llegó la valenciana, cuidao que por donde pasa, arrasa. :grin: Eso es de La cabra mecánica, eso sí que es un grupo y no el Melendi o los Estopa. De los Estopa me quedo con la de la raja de la falda, porque no puedo con ellos. ¡Besos! :grin:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños