Encuentro con Alicia Llarena

Esta mañana, aún dolorido por la sesión de rehabilitación de ayer -mi fisioterapeuta es un palpador y retorcedor profesional pero que en el fondo oculta, como decía Parménides, una potencia-acto de cocinero frustrada que lo lleva a pensar en que mis músculos son carne para hamburguesa-, tuve una cita con Alicia Llarena. Como ya les dejo el enlace con su web, no dejo sino un breve párrafo:

Alicia Llanera es Catedrática de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y autora de un centenar de publicaciones, en las que destacan sus libros Poesía cubana de los años 80 (Madrid, 1994), Realismo Mágico y Lo Real Maravilloso: una cuestión de verosimilitud (Gaithersburgh, 1997), Yo soy la novela. Vida y obra de Mercedes Pinto (Gran Canaria, 2003), Espacio, identidad y literatura en Hispanoamérica (México, 2007), entre otros, y numerosos artículos publicados en revistas y volúmenes colectivos nacionales e internacionales. Invitada por distintas universidades de Europa, América Latina y USA, donde ha impartido conferencias, seminarios y cursos de doctorado, ha enfocado sus líneas de investigación en la escritura magicorrealista, el espacio literario y la literatura femenina en Hispanoamérica, así como en autores de su propia tradición: la literatura canaria.

El encuentro fue lo más parecido al que tiene un alumno con su mentor en la sombra -y digo en la sombra porque ella no conocía de estas impresiones mías sobre su actividad docente y literaria, porque no fui nunca un alumno de ir a los despachos del profesorado, aunque no digo que esto necesariamente tenga nada malo y tal vez lo malo fue no acudir más para aprender más-. De entre mis profesores de universidad, mis favoritos eran, como digo, tanto por su calidad docente -cada clase era como asistir a una conferencia sobre los temas que abordaban- como por su calidad literaria, Alicia Llarena y Eugenio Padorno, que pertenecen a generaciones literarias diferentes y, en algunos aspectos, a conceptos diferentes sobre canariedad y literatura. Esta calidad docente y literaria está asociada, desde luego, a la humana. Aunque en el caso de Don Eugenio -me gusta el don porque representa una cultura y una educación diferentes a las formas actuales- habría que decir que, aunque es de esas personas que impone un respeto en las primeras impresiones, nada más lejos de la realidad cuanto el trato es más cercano.

El motivo no fue otro que el de mostrarle un manuscrito de relatos. Accedió amablemente, a pesar de estar muy ocupada en estos meses por su abundante labor docente en la ULPGC más las suyas propias. La sensación, al llegar de nuevo a su despacho de la universidad, fue casi la misma que cuando uno llegaba nervioso a un examen -hablo de los que llegaban nerviosos porque les preocupaba suspender: de los que ni fú, ni fá, ni me preocupo-. Y como cuando estoy nervioso hablo más muy rápido, y gesticulo, y ella me observaba tranquila y reposada, con esa pausa madura que da la experiencia, me fui tranquilizando. Tanto, que me hubiera gustado pasarme horas hablando de escritura, literatura canaria, formas, aspectos técnicos de la novela y el relato, etc.

En fin, menuda gozada. Para mí es importante que personalidades de la cultura a las que respeto tanto me den pautas y observaciones sobre mis textos para mejorar. Tuvo tiempo, sin embargo, de darme dos o tres apuntes generales, que comparto, que pueden leerse en mis opiniones en este blog sobre literatura y creación literaria, pero que tal vez necesitaban una voz que yo considerara autoridad para apuntalarlas. Y qué persona tan sencilla para comunicarse; esa sensación que tenía en las clases volvió a mi como una memoria recuperada.

Media hora con Alicia LLanera, ejerciendo casi de psicóloga-literaria, me ha ofrecido más que un par de libros sobre teoría del cuento -y con esto no desprestigio estos manuales, sino que los pongo en, probablemente, su justo lugar-. Ahora estaré tranquilo hasta que me llame, sin prisas, y se me revuelva el estómago antes de acudir de nuevo a su despacho para que me comente qué le han parecido -este es el miedo supremo de un escritor, el juicio ajeno, pero del que sabe y entiende, como bien explicaba el oso sobre el cerdo que lo vio bailar en la fábula de Samaniego-. Y luego tomaré nota de las indicaciones, haré mi análisis, y aplicaré aquello que me sea provechoso. Por cierto, aparte de una excelente prosista -a los ejemplos de su web me remito para quien disfrute de la prosa poética-, porque lo de que es una gran poeta ya era sabido, coincidimos en un aspecto sobre los autores consagrados de nuestra literatura.

Alonso Quesada es, como mínimo, tan buen poeta como Manuel Machado. Lástima que la literatura canaria no haya tenido la trascendencia en los estudios hispánicos que se merece. Y no me detengo en Quesada, porque hay unos cuantos más que dejo para quien quiera descubrir nuestra poesía. Señalo otro que me apasiona: Agustín Espinosa. Ahí les dejo el reto. ¡Que no todo es Pérez-Reverte y Murakami!

Enviar por correo electrónico Enviar por correo electrónico

2 Comentarios

Deja un Comentario
  • Gracias, Julio, por esas palabras. Ya seguiremos la charla, espero que ya sin nervios de tu parte. Mañana jueves, a las 19:00 horas, en la Biblioteca Pública del Estado (Avenida Marítima) daré una charla sobre literatura canaria: “Espacio e identidad:algunas notas sobre literatura insular”. Quizás te interese. Saludos.

    • ¡Hola! ¿Y cómo me has encontrado? Si yo no te di mi dirección del blog, jaja. Bueno, bueno, ¡qué peligro tiene Internet! Seguro que la charla será muy interesante, pero por el accidente tengo todas las tardes rehabilitación y acabo como estoy ahora, me duele hasta el pelo… Estoy en esa fase en que te acostumbras al dolor y haces lo que puedes porque no te queda otra, pero por las tardes se agudiza y solo tengo ganas de volver a casa y ponerme el collarín. Cuando llegué a casa de la ULPGC, solo del transporte y tener que volver a la rehabilitación, empiezo a ver estrellitas flotando. De todas formas, muchas gracias por la invitación y ya que estamos animo a los lectores de Las Palmas a que se den un salto a la Biblioteca Pública para la charla (y me reservo plaza para cuando esté recuperado e ir a otra). ¡Un abrazo! :grin:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños

Leer entrada anterior
Libella Swing

Cerrar