Pasos para hacer tu propio libro y eBook

¿Quieres hacer tu propio eBook? Aquí te cuento, en sencillos pasos, cómo fue la tarea de hacer el mío. Ahora estoy especialmente contento con el nuevo diseño del blog y con que el eBook tenga su propia página.

Empezamos por el libro de bolsillo

Desde un primer momento sabía que mi elección estaba entre Lulu o Bubok. El primer sitio que visité fue Bubok. Me resultó complicado empezar a hacer el libro, sobre todo en lo que respectaba al diseño. Su tutorial para hacer la portada es antiguo, con un diseño de ejemplo carente de sentido estético y que no recomendaría ni a un escolar. Tuve, además, bastantes problemas con el navegador -probé en Firefox y Chrome, que son los que uso- y tenía cuelgues continuos en el proceso de crear los archivos. ¿Mala suerte? El caso es que me fui a Lulu. Y tengo que decir que fue como la seda -en ambos navegadores-.

Lo mejor que tiene Bubok son sus plantillas. ¿Por qué es interesante usar una plantilla para Word y no escribir en el Word directamente? Por un detalle que se nos escapa: al pegarse las páginas, uno de los lados de la hoja necesita al menos un centímetro más. Los márgenes no son iguales, por tanto, en las páginas pares que en las impares. La plantilla de Bubok me ayudó a olvidarme de márgenes, secciones, títulos, etc. y elegí el formato que me parecía más cómodo: el del libro de bolsillo.

Simbiosis: por un lado Bubok, por otro Lulu

Una vez terminé de escribir en la plantilla, ajustando los títulos, números de página, etc., me dirigí a Lulu. Aquí el proceso me resultó más sencillo e intuitivo, sobre todo a la hora de diseñar la portada y la contraportada. Escogí una imagen que no tuviera copyright y que pudiera usarse para fines comerciales, adaptarla, etc. y la ajusté en la ventana de diseño. Una vez elegido el título y ajustada su posición, solo queda ver cómo ha quedado nuestro trabajo. Puedes revisar todas las veces que haga falta el proyecto, así que si el archivo de tu texto tiene errores de ortografía, se ha desencuadrado algún párrafo, título, etc., tan solo tienes que corregirlo y sustituir el archivo nuevo por el viejo: Lulu te conserva el diseño -¡y es un alivio!- y te permite descargar el archivo final que crean ellos, listo para imprimir o para el eBook. Si quieres algo más profesional, puedes crear tú mismo toda la portada, pero ya excede las pretensiones de esta experiencia, y además yo no quería invertir un tiempo considerable en el diseño. Visto el resultado final, considero que ha quedado bastante profesional para ser mi primera vez -¡aish, la primera vez es la más bonita!-. Aunque me da pena haber usado ya esta imagen, en cierto modo: es ideal para una novela negra.

Como habrás notado, no he dicho que descargara una plantilla para Lulu y escribiera en ella. No: como ya tenía el trabajo hecho en la plantilla de Bubok, lo subí. Lulu ajusta automáticamente el archivo al modelo de libro que elijas -yo elegí de bolsillo con tapa blanda, pegado, que es de los más económicos- y lo cierto es que quedó bastante bien. Creo recordar que el formato del libro de bolsillo de Lulu y Bubok no coincidían, pero son bastante similares -prueba de ello es que no tuve mayores problemas-.

Ajustes del eBook

Del mismo archivo, Lulu te permite hacer un eBook de forma automática. El eBook tiene una imagen, que puedes elegir, para la tienda de Lulu, pero si en tu archivo original no añades una portada, no le saldrá al que lo compre. Por lo tanto, no me quedó otra que hacer un archivo aparte -una copia- y añadirle una portada, eliminar las páginas en blanco -que en el libro corresponden a la hoja en blanco que aparece tras la cubierta- y subirlo para crear el eBook con este archivo.

La prueba de impresión

El eBook lo puedes revisar de un vistazo -de hecho, es el mismo contenido que el del formato en papel, salvo las primeras páginas-, pero el libro nunca sabes cómo ha resultado. Depende de la maquinaria de impresión que use Lulu, de si te has despistado con los márgenes o los espacios entre capítulos, si quieres que aparezca siempre en la hoja derecha el nuevo capítulo o te es indiferente, etc. Así que pides una copia impresa para ver el resultado -te sale más barato al ser el autor- y lo compruebas. Cuando recibí el libro, en efecto, tuve que hacer algunos ajustes. Ya se sabe que el Word hace cosas extrañas aunque, por más que duela a los amigos de Linux, sigue siendo el mejor procesador de textos.

La ventaja de recibirlo es que, libro en mano, podemos ir corrigiendo -con sumo cuidado, porque todo lo que tocas afecta al documento- las partes que queramos.

¡Maldición! Los números de página

Esta parte me dio muchos quebraderos de cabeza. Supongo que la plantilla de Lulu es la idónea para subirla a su sitio, pero como yo usé la de Bubok y me fue bien, sigo con la misma, imaginando que debe ser bastante parecida.

Esta plantilla está dividida en secciones. Por ejemplo, de la página 1 a la 5, una sección; de la 6 a la 7, otra; de la 8 a la 400, otra (que podrían corresponder a las primeras hojas, el índice, y el contenido del libro, respectivamente). La cuestión es que si añades la numeración de páginas automática se te va a llenar, desde la primera hoja, todo el texto de números de página, y tal vez no quieras, como en los libros que tienes en tu casa, añadir números en las primeras páginas ni en el índice, que es lo que yo hice. Word te permite eliminar el número de la primera de forma automática, ¡pero es imposible decirle que en páginas concretas lo elimine! O al menos yo no he encontado la forma.

¿Cómo solucionar esto? Tienes que ir al pie de página y hacer doble clic. En la parte superior -hablo del Word 2010-, en Diseño, aparece una casilla que pone: “Vincular al anterior“. Desvinculando tanto la hoja izquierda como la derecha -esto es importante, pues el pie de página izquierdo y el derecho son diferentes-, puedes comenzar la numeración en la sección que quieras y dejar las anteriores secciones sin número de página. Si añades un nuevo índice automático, modificas el texto, etc., es probable que, al recalcular el índice o al renumerar las páginas, la plantilla haga que se vuelvan a colocar los números de página desde el principio del documento y tengas que rehacer de nuevo el proceso, así que echa siempre un vistazo antes de subir el archivo a Lulu. También puedes eliminar o añadir  secciones dentro del documento, para que de esta forma controles más dónde quieres que aparezcan los números de página, pero si no te quieres complicar mucho es mejor usar los que trae por defecto la plantilla. Prueba también a jugar con diversos diseños de números de página y modifícalos para darle un aspecto original a tu libro.

Un apunte: a mí no me ha interesado añadir un encabezado, pero es probable que el procedimiento sea el mismo, vinculando o desvinculando con la sección anterior para generar encabezados de página diferentes.

El precio y el pago de tus beneficios

Esta no es una cuestión baladí. El precio depende del trabajo que te haya costado y el objetivo que te propongas. Cada uno sabe y valora su esfuerzo y lo que puede aportar con su trabajo. Dada la situación de crisis actual, he tomado la decisión de vender el eBook a 2€ y el libro de bolsillo a 7€ (que originalmente eran 3€ y 8,5€, respectivamente). El libro y el eBook no han sido un “copia y pega” del blog, sino que he revisado los textos, amputado, añadido prótesis donde pensé que hacía falta, de tal forma que mejorara la claridad de mi selección así como errores ortográficos y de puntuación. Ha sido un “trabajo” después del “trabajo” de escribir, y lo pongo entre comillas porque aunque es un trabajo, es también un placer -me nace, es algo que va conmigo-.

Si hacer tu libro ha sido una cuestión de “copia y pega” tal vez pienses que un precio bajo es conveniente; si ha sido una novela, es probable que desees venderla a un precio mayor, pero tendrás que tener en cuenta cuán conocido eres en la red y qué posibilidades reales tienes de vender tu producto. Mi objetivo era que los lectores de mi blog pudieran tener un pequeño recuerdo de mi escritura y de los artículos y relatos que escribo allí, ya que llevaba cuatro años -ya voy para cinco- escribendo en esta bitácora y había textos de hacía años que también valía la pena rescatar.

En cuanto a los ingresos, los recibes a finales del mes siguiente si en el anterior has obtenido al menos 5€ de ganancias -es decir: vienen a ser dos meses tras superar la cuantía mínima-. Elegí PayPal para que me lo ingresaran automáticamente y no he tenido ningún problema. Eso sí: los foros están llenos de gente con problemas de todo tipo -para eso están los foros, no para decir lo maravillosa que es la vida-. Si tienes dudas, ve allí a investigar. Tan solo te cuento mi experiencia y cada persona tiene más o menos habilidad con la informática o se interesa más o menos por la letra pequeña. Esto ya depende de ti.

ISBN, DRM y otras pijadas

No me he detenido en los pasos para hacer el libro de Lulu porque me parecen muy sencillos y hay muchos tutoriales en la red analizando el proceso. La mayor ventaja es que siempre puedes volver atrás, e incluso una vez terminado el libro puedes revisarlo las veces que desees, así que es una cuestión de paciencia. Roma no se hizo en dos días -pero luego fue un Imperio-.

En cuanto al ISBN, tanto Lulu como la Agencia Española del ISBN te permiten añadirle uno. Pero no es gratis. Como mis pretensiones eran simplemente que un sitio web se encargara del pago y el envío al comprador, me colmaba que se vendiera en la tienda de Lulu. Para vender en sitios como Amazon te piden un ISBN y, de regalo, entras en el farragoso mundo de los royalties. Y como ya mi vida es bastante complicada, decidí que venderlo en Lulu con su propio ISBN gratuito me era suficiente. A fin de cuentas, iban a comprarlo a través de mi blog.

Lulu, por un poco más, te da la opción de usar el DRM en tu eBook. Básicamente, el DRM garantiza que solo puedes leer el eBook en el dispositivo desde el que lo descargas. Esto significa que, dependiendo de las restricciones del DRM, si alguien me compraba el eBook via Kindle o I-Phone -como me ha sucedido- y luego quería leerlo en su portátil, no podría, como tal vez imprimir, copiar, etc. Así que decidí que… ¡no molaba!

El libro, además, incorpora una licencia Creative Commons 3.0.

Conclusiones

Espero que esta experiencia te sirva de ayuda y te anime. Hacerte un eBook y un libro es bastante sencillo una vez te pones -¡primero hay que tener el contenido!- pero le tienes que echar horas confeccionándolo y ajustándolo. ¡Mucha suerte con tu proyecto!

Imagen: http://wallpapers.free-review.net/.

[email_link]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños