EtiquetaEspaña

1
Corrupción: comodidad versus guillotina
2
De la Europa democrática a la corrupción hortera
3
Huelga general 14N
4
Un mundo deshumanizado
5
Crisis a lo Pérez Reverte
6
Agosto olímpico y otras sustancias alucinógenas

Corrupción: comodidad versus guillotina

Hace un par de siglos yo no habría tenido esta salud, ni este estado físico, ni electricidad, ni las comodidades derivadas de esta como los microondas o los avances tecnológicos que han cambiado el aspecto de mi realidad, ni podría viajar por el mundo como puedo ahora; no hubiera accedido a ciertos olores, a vestir estas prendas, a conocer con mi formación otros mundos ajenos a este, a meditar sobre lo humano, lo divino y lo banal;

pero hubieran solucionado este capitalismo degenerativo y corrupto con un par de certeras decapitaciones.

Enviar por correo electrónico Enviar por correo electrónico

De la Europa democrática a la corrupción hortera

RAE. hortera: 3. adj. Vulgar y de mal gusto.

papeles_secretos_BárcenasCon la publicación de los papeles donde aparecen pagos a la plana mayor del PP, incluido nuestro actual presidente de gobierno, en lo que parece un sistema de financiación ilegal del partido sumado al lucro personal de estos, la democracia en España entra en estado de shock. No se trata, en ningún caso, de una prórroga temporal del hastío y desconfianza mayúscula del pueblo en sus actuales dirigientes, extendiéndose a la clase política en general.

Según la documentación que presenta el periódico El País, Mariano Rajoy ha recibido pagos durante once años de no se sabe quién -o sí se sabe-. Si mis ojos no me engañan, en “Salida” se aprecia claramente la cifra: 2.100,000€ (añado la coma porque entiendo que los tres últimos ceros son un exceso de precisión contable). Para trajes, según cuenta también El País. Uno entiende que la complacencia de Rajoy con Camps no fue tanto fe ciega en su honor sino que ambos son unos vanidosos. Y es que no hay nada como tener dinero para gastar…

Recordemos que el PSOE también ha sido acusado de casos de corrupción en estos últimos años, y aunque el sentido común nos hace sospechar que no tenga su contabilidad tan aseada como debiera, la cuestión de fondo es que de la del PSOE tenemos una sospecha; de la del PP tenemos pruebas. Los políticos que aparecen en esos papeles pueden argumentar, como suele hacerlo la extensa mayoría de los políticos españoles, con evasivas, subterfugios, retórica. Pero lo que no pueden es hacernos pensar que el señor Bárcenas, extesorero mayor del reino del PP, se dedicaba a plasmar nombres sin sentido en una rigurosa hoja de contabilidad -ese señor que, hasta hace poco tiempo, seguía usando su despacho de la sede del PP sin que Mariano Rajoy, el presidente del partido y de esta España que cada vez se parece más a la de Unamuno, tuviera constancia, absorto probablemente en resolver nuestros acuciantes dramas sociales y económicos-, .

Sigue leyendo

Un mundo deshumanizado

La economía está más deshumanizada de lo que podíamos imaginar. A estas horas, tan solo una entidad ha anunciado una demora respecto al drama de los desahucios. Pero nada de la gran banca española al respecto. ¿No les subvencionamos con ayudas públicas? ¿No están ganando dinero, dicen los expertos, a costa de obtener dinero a muy bajo interés y prestarlo a uno más alto? Lo comento porque entiendo que un banco, una corporación, etc. están llenos de personas -trabajadores de diversos rangos-. No me digan que todo es exactamente como en la película Margin Call  -o peor-, porque entonces resucitamos a Robespierre y a la guillotina con todos ellos.

Esta deshumanización de la vida, da igual en qué vertientes -económica, social, artística incluso- es alarmante. ¿La sociedad tiene que ponerse en cola en los acantilados, como en una mala obra teatral del romanticismo, y arrojarse porque el mundo es injusto y cruel? ¿A esto hemos tenido que llegar: a personas suicidándose por su inminente deshaucio? Nos hacían temblar los ecos de las leyendas de otros reinos, como la del farmacéutico que se había prendido fuego en Grecia porque lo había perdido todo. ¿Seguro que era una leyenda?, nos decimos, como quien oye rumores pero demasiado lejanos para asustarse. Y otro apunte, más tangencial: la tecnología ha dividido y deshumanizado. Una manifestación por Whatsapp o Facebook tiene el mismo impacto en un país que un cohete relleno de agua. He ahí un imponderable de la tecnología no suficientemente analizado -o, cuanto menos, informado-. Esos que callan según Rajoy y que son una mayoría importante están quejándose en las redes sociales. Aguántense la rabia y salgan a la calle. Libérense a pleno pulmón, queridos conciudadanos.

Sigue leyendo

Crisis a lo Pérez Reverte

Yo soy gilipollas, y qué.

El PP gana las elecciones en Galicia y el PNV en el País Vasco. Lo contrario hubiera sido más sorprendente que cuando Grecia ganó la Eurocopa de fútbol. Nada extraño: la deriva del socialismo en España va a la par que la crisis: aún no ha alcanzado su punto de inflexión y sigue en caída libre. No es de extrañar, tampoco, que los medios de comunicación, incluso de izquierdas, tal vez por aquello de informar desde los poderes económicos, nos bombardeen con entrevistas de destacados dirigentes. En este caso, desde Goldman Sachs, según El País, donde nos aseguran que en 2013 será aún peor.

¿Y por qué, ya puestos, no dicen que hasta 2015, que será lo más certero? Póngale un sofrito y déjelo en una década de caída libre, con nimios repuntes. Habría que preguntarse si, aparte de los titulares jugosos que busca todo medio -es lícito-, qué hubiera respondido el economista jefe de Goldman para Europa a la acusación de un ex empleado sobre que la firma tima a sus clientes. Hay que ser cínico para decir que en España nos irá peor y que él ha apreciado lo siguiente:

Una de las cosas que más me impresionan cuando vengo a España es que, no solo a nivel político y financiero sino también entre los ciudadanos, parece haber consenso en que ese ajuste era necesario.

Pero a estos señores de qué circo los sacan, del circo de los pomposos gilipollas o del de los gilipollas pomposos. Alguien debería decirle que vamos a por otra huelga general, que hay manifestaciones nacionales e internacionales de un movimiento llamado 15M y que el clima social en España es contrario a los ajustes en sanidad, educación, etc. Que hay gente que roba en supermercados, que la inflación nos come el sueldo, que hay recortes a los funcionarios -nuestra clase media, ¡que está de contenta que salen a la calle casi todos los días para celebrarlo!-. Miente, que algo queda, piensa este tipo de gentuza, que está para rapiñar y no para construir. Está tan preocupado por España que me han dicho que no duerme por las noches. Mi abuelo, que fue a la guerra, dice que “dos buenas hostias y ya verás como se quedaba dormido”. Joder, abuelo, cómo te pasas, no ves que estos de la economía son gente delicada: con una sola hostia va.

Sigue leyendo

Agosto olímpico y otras sustancias alucinógenas

¿Cómo es posible que un hombre hecho y derecho como tú la haya cagado de esta manera?

Pastoral americana, Philip Roth.

Lo que más me gusta de Pastoral americana, unos de mis libros favoritos de Roth, es que Newark podría ser Las Palmas de Gran Canaria, Madrid, Bilbao, Murcia, solo que con nuestras gotitas locales y culturales añadidas. No hay bomba en la oficina de correos, afortunadamente, pero hay una revuelta intelectual. Cuando miras alrededor, te das cuenta de que en el ambiente se respira la densidad de las ideas, como una humedad pegajosa de agosto, de muchas personas que mantienen adentro lo mismo que tú y que aquel: que hay que cambiar las cosas; personas que aún no han encontrado la forma de transmitirlo más allá de ir a las manifestaciones o, aún sin manifestarse, de su pequeño círculo de amistades. El asunto es hablarlo con el taxista y con el señor de la pescadería, con el arquitecto y con el técnico de sonido, como se habla de que ya comenzaron los Juegos Olímpicos de Londres.

Ni así se salvan de la zozobra los tipos que dirigen los destinos de los países, hombres hechos y derechos, según sus madres. Y los ciudadanos, un poco como el Sueco, el protagonista de la novela: “El Sueco pone en juego toda su habilidad para llevar la misma vida de antes”. Como España es picaresca -la que habíamos permitido y a la que recurrimos ahora, una picaresca de Lazarillo-, y aún lo sigue siendo, no se entienden algunas cuestiones: ¿quién comentó, con desdén, que Europa no se podía fiar de los políticos griegos? Pero tranquilos: no olvidemos nuestro espíritu latino, cojamos una copa de vino, algo de comer, cualquier cosa puede servir, y estemos atentos a esos cortometrajes de superación, lloros, victoria, justo lo que necesitamos en estos tiempos. Los Juegos Olímpicos de Londres pueden ser un remedio efectivo para muchos de nosotros, y ya que los políticos se han hecho a un lado, los héroes son ahora los deportistas -casi nunca te defraudan y como los mejores tienen al margen su vida privada, podemos moldearlos como nuestros amigos perfectos, el hijo que siempre quisimos ser, proyectarnos durante unas semanas y pasar lo mejor posible estos meses de incertidumbre-.

Sigue leyendo

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños