EtiquetaEspaña

1
España y el recuerdo del Mundial del Fracaso
2
Corrupción: comodidad versus guillotina
3
De la Europa democrática a la corrupción hortera
4
Huelga general 14N
5
Un mundo deshumanizado

España y el recuerdo del Mundial del Fracaso

Corrupción: comodidad versus guillotina

Hace un par de siglos yo no habría tenido esta salud, ni este estado físico, ni electricidad, ni las comodidades derivadas de esta como los microondas o los avances tecnológicos que han cambiado el aspecto de mi realidad, ni podría viajar por el mundo como puedo ahora; no hubiera accedido a ciertos olores, a vestir estas prendas, a conocer con mi formación otros mundos ajenos a este, a meditar sobre lo humano, lo divino y lo banal;

pero hubieran solucionado este capitalismo degenerativo y corrupto con un par de certeras decapitaciones.

[email_link]

De la Europa democrática a la corrupción hortera

RAE. hortera: 3. adj. Vulgar y de mal gusto.

papeles_secretos_BárcenasCon la publicación de los papeles donde aparecen pagos a la plana mayor del PP, incluido nuestro actual presidente de gobierno, en lo que parece un sistema de financiación ilegal del partido sumado al lucro personal de estos, la democracia en España entra en estado de shock. No se trata, en ningún caso, de una prórroga temporal del hastío y desconfianza mayúscula del pueblo en sus actuales dirigientes, extendiéndose a la clase política en general.

Según la documentación que presenta el periódico El País, Mariano Rajoy ha recibido pagos durante once años de no se sabe quién -o sí se sabe-. Si mis ojos no me engañan, en “Salida” se aprecia claramente la cifra: 2.100,000€ (añado la coma porque entiendo que los tres últimos ceros son un exceso de precisión contable). Para trajes, según cuenta también El País. Uno entiende que la complacencia de Rajoy con Camps no fue tanto fe ciega en su honor sino que ambos son unos vanidosos. Y es que no hay nada como tener dinero para gastar…

Recordemos que el PSOE también ha sido acusado de casos de corrupción en estos últimos años, y aunque el sentido común nos hace sospechar que no tenga su contabilidad tan aseada como debiera, la cuestión de fondo es que de la del PSOE tenemos una sospecha; de la del PP tenemos pruebas. Los políticos que aparecen en esos papeles pueden argumentar, como suele hacerlo la extensa mayoría de los políticos españoles, con evasivas, subterfugios, retórica. Pero lo que no pueden es hacernos pensar que el señor Bárcenas, extesorero mayor del reino del PP, se dedicaba a plasmar nombres sin sentido en una rigurosa hoja de contabilidad -ese señor que, hasta hace poco tiempo, seguía usando su despacho de la sede del PP sin que Mariano Rajoy, el presidente del partido y de esta España que cada vez se parece más a la de Unamuno, tuviera constancia, absorto probablemente en resolver nuestros acuciantes dramas sociales y económicos-, .

Sigue leyendo

Un mundo deshumanizado

La economía está más deshumanizada de lo que podíamos imaginar. A estas horas, tan solo una entidad ha anunciado una demora respecto al drama de los desahucios. Pero nada de la gran banca española al respecto. ¿No les subvencionamos con ayudas públicas? ¿No están ganando dinero, dicen los expertos, a costa de obtener dinero a muy bajo interés y prestarlo a uno más alto? Lo comento porque entiendo que un banco, una corporación, etc. están llenos de personas -trabajadores de diversos rangos-. No me digan que todo es exactamente como en la película Margin Call  -o peor-, porque entonces resucitamos a Robespierre y a la guillotina con todos ellos.

Esta deshumanización de la vida, da igual en qué vertientes -económica, social, artística incluso- es alarmante. ¿La sociedad tiene que ponerse en cola en los acantilados, como en una mala obra teatral del romanticismo, y arrojarse porque el mundo es injusto y cruel? ¿A esto hemos tenido que llegar: a personas suicidándose por su inminente deshaucio? Nos hacían temblar los ecos de las leyendas de otros reinos, como la del farmacéutico que se había prendido fuego en Grecia porque lo había perdido todo. ¿Seguro que era una leyenda?, nos decimos, como quien oye rumores pero demasiado lejanos para asustarse. Y otro apunte, más tangencial: la tecnología ha dividido y deshumanizado. Una manifestación por Whatsapp o Facebook tiene el mismo impacto en un país que un cohete relleno de agua. He ahí un imponderable de la tecnología no suficientemente analizado -o, cuanto menos, informado-. Esos que callan según Rajoy y que son una mayoría importante están quejándose en las redes sociales. Aguántense la rabia y salgan a la calle. Libérense a pleno pulmón, queridos conciudadanos.

Sigue leyendo

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños