EtiquetaPau Gasol

1
Eurobasket Lituania 2011: España, campeona
2
Campeones Eurobasket 2009. Navarro.
3
Eurobasket 2009: previa España-Francia. Cuartos de Final.
4
Eurobasket 2009: el espíritu de la bestia
5
Crónica: Pau Gasol, campeón NBA con Lakers
6
Pau Gasol y el All Star

Eurobasket Lituania 2011: España, campeona

¿Pero por qué somos tan buenos?

(o como diría Tarantino)

¿Por qué somos tan jodidamente buenos jugando a este jodido deporte?

:grin:

Sigue leyendo

Campeones Eurobasket 2009. Navarro.

fin_oro

Por fin, campeones. Un deporte de tanta tradición en España -tras el rey fútbol- merecía un oro europeo, tras seis finales perdidas.  Y esta generación de jugadores, también. Enlazan un mundial con un europeo: el equipo nacional mantiene su talento en todo lo alto. La diferencia que se preveía entre las selecciones del resto de Europa y nuestra selección se ha plasmado en el resultado final. Pero no siempre sucede así en deporte, lo que indica que las cosas, al final, se han hecho como tenían que hacerse. Mérito de todos.

Los elogios -tanto a jugadores como a Scariolo, que acertó por fin con los cambios, más clásicos, y con el núcleo duro del equipo- podrían hacerse eternos. Pau Gasol es, ahora mismo, por estado de forma y calidad, el mejor jugador Europeo. Ni Tony Parker, ni Nowitzki, por no hablar de las ausencias, jugadores que no han cruzado el atlántico. Pero es el momento, a mi juicio, de Navarro.

Sigue leyendo

Eurobasket 2009: previa España-Francia. Cuartos de Final.

clint_eastwoodEn menos de tres horas -hora canaria- juega la Selección Española de Baloncesto contra Francia la eliminatoria de cuartos de final. Parece que el equipo se ha descubierto a sí mismo y que está retomando las señas de identidad. Habían dicho que iban a por el oro. Hoy comienza el desafío contra una selección que viene de no perder ni un sólo partido -contra Grecia, parecía que ninguna selección quería ganar, y los griegos sonrieron al saber que no verían a España en cuartos- y que tiene a uno de los mejores bases del mundo, Tony Parker, ganador de tres anillos NBA y siendo nombrado MVP del último, si no recuerdo mal.

No voy a desmenuzar el juego; básicamente, esto será potencia contra talento, y quien imponga su engranaje ganará. Que Parker haga 29 puntos me da igual; prefiero que no haga jugar a sus compañeros, que tácticamente son muy limitados, y que, además tienen dos puntos flacos: uno, que no tienen un pívot grande para parar a Pau -por lo que harán dos contra uno todo el tiempo-, y dos, que su tiro exterior depende del día, porque ninguno es un tirador excelso. Debido precisamente a su juego físico, Francia plantea partidos de tanteo bajo. España tendrá que revolucionar el partido. Veremos duelos apasionantes. Me da el pálpito de que ganaremos y de que no tienen soluciones si estamos en racha, esto es, si estamos alegres, corriendo, y en nuestra línea, Francia sólo podrá ir a remolque. Se necesita a Marc con urgencia, en concreto hoy.

Ahora, por si hay contratiempos en el partido, y los gabachos resultan que se han motivado viendo Casablanca y recordando la escena de La Marsellesa, he optado por la solución drástica. Contacté a un viejo amigo, C.E., una persona de absoluta solvencia en estos menesteres, y he logrado, sobornando a mucha gente, hacerlo pasar por delegado de la selección. Esto es lo que dicen de él quienes lo conocen bien.

Sigue leyendo

Eurobasket 2009: el espíritu de la bestia

logoYa ha llegado lo bueno. Deja ese rostro triste y apagado. Te pasas el día nadando en un fluído espeso y de color nauseabundo, lo sé. Ya no más: llegó la Selección Española de Baloncesto para darle aire fresco y toda la gama cromática de la felicidad a tu vida. Comienza el Eurobasket de Polonia 2009. :grin:

¿Cuáles son las posibilidades de nuestra selección en este Eurobasket? Todas. Hace 25 años, España conseguía vencer por segunda vez en su historia a la mítica Yugoslavia, campeona de todos los campeonatos de baloncesto que pusieron a su alcance. Y el premio al robar el fuego de los dioses fue una plata olímpica.

Hoy, el resto de Europa mira hacia la corona de laurel de la Selección Española; una corona impregnada con esa mezcla de miedo y veneración con que se admira al enemigo poderoso, una corona que antes pertenecía en propiedad a la extinta URSS o Yugoslavia. Somos los nuevos dioses.

Pero hay augures que no pronostican nada bueno; han abierto las vísceras de los animales y han advertido de funestos presagios.

Sigue leyendo

Crónica: Pau Gasol, campeón NBA con Lakers

gasol_kobe_bryantEl sueño del de Sant Boi se ha cumplido: Pau Gasol, campeón por méritos propios de su primer anillo NBA. Y digo primer anillo porque, viendo el potencial de los Lakers, no es difícil imaginar que este equipo aspira no sólo a más finales, sino que ha ganado en confianza para ganar alguna más. Sobre todo si echamos un vistazo a la liga. En el Este, sólo Celtics -con Garnett recuperado- y Cavaliers -con mejores acompañantes para LeBron-, pueden hacer sombra a Lakers: Orlando es un equipo que ha sorprendido, pero no tiene ese “peso” de los jugadores determinantes, por más que sean unos excelsos anotadores -no les veo repitiendo final-. En el Oeste, los Spurs, que recuperarán a Ginóbili, son un equipo avejentado, y el resto de equipos no tienen al mejor jugador de la NBA, Kobe Bryant, un mago en la pista, ni al mejor “cuatro”, Pau Gasol. El único “cuatro” que puede compararse con Pau es Kevin Garnett. Ayer, en el último partido de la serie, Pau dio una lección de baloncesto, al igual que en otros partidos de la serie final, que es donde se ve a los grandes jugadores. En cuanto al banquillo, Farmar, Vujacic y compañía, hay que decir que los Lakers han ganado el anillo a pesar de ellos, con un rendimiento en los playoffs y en la liga regular de pena.

Mención aparte a Kobe Bryant: se ha destapado en estas series, donde no ha tenido un defensor a su altura. Pero, ¿quién puede con Bryant en la NBA? Es un jugador superior, estéticamente maravilloso, que domina mentalmente a los rivales. Es cierto que ahora pasa más que antes, pero también tiene a quién: a Pau. Aún así, Kobe es un depredador de la canasta, y su instinto ganador le lleva a ser un egoísta. Con el tiempo, ha ido aprendiendo a administrar cuándo pasar, sobre todo desde la pasada final contra Boston. Más que Florentino Pérez, Kobe sí que se me antoja “un ser superior“.

Sigue leyendo

Pau Gasol y el All Star

Vi el All Star de Phoenix y fue emocionante ver a Pau, por fin, anotando. 14 puntos y 8 rebotes en una serie magnífica de anotación. Me hubiera gustado ver a Pau junto a Chris Paul, Kobe -que solo fue un ratito-, Duncan y Stoudamire o Yao, en este caso haciendo Pau de falso tres. En cualquier lugar, un lujazo.

El partido fue soso y en cuanto saltó el banquillo del Oeste, mucho mejor que el del Este -no entiendo qué hace Joe Johnson en un All Star, porque en este tipo de partidos un jugador de sus características no tiene hueco, necesita sistemas para funcionar, y en un partido de este tipo hay que autogestionarse y buscar sociedades- se rompió y nos vemos en la fiesta que ya esto lo hemos roto.

Ahora, reflexionando sober Pau, los elogios a Nadal, que tras ganar el Open de Australia muchos ya quieren denominar el mejor deportista de la historia -por supuesto, estas listas se hacen con los contemporáneos de turno y sobre todo tras grandes gestas, amén de el amor y la moda por hacer listas de todo lo que se le antoje a uno-, sin contar a gente como Ballesteros, que rompió moldes -resucitó el golf en Europa, dicen los especialistas- y llegó a una élite, ganando a diestro y siniestro y marcando época. Desde Ballesteros al equipo estadounidense de la Ryder le cuesta sudores ganar al europeo… cuando gana, claro.

Si hago memoria, y teniendo en cuenta que Nadal ha hecho historia -ha ganado Roland Garros varias veces, Wimbledon, Australia-, siendo medalla de oro olímpica y número uno del mundo, no considero a Nadal mejor que Pau Gasol como representante del mejor deportista español de todos los tiempos.

A ambos le quedan aún años de éxitos, esperamos; a Nadal, podría ser por edad, más, pero el tenis es un deporte donde los nuevos nadales aparecen año sí y año también. Lo lógico es que, en los próximos años, otro prodigio de precocidad le ponga las cosas muy difíciles a Rafa: parece que Jokovic y Murray no acaban de alcanzar ese último escalón.

El caso es que números unos españoles en el tenis hemos tenido unos cuantos: de memoria, Ferrero, aunque luego tuvo un bajón del que ya no se recuperó, ni tiene visos de hacerlo, y Carlos Moyá.

Si cogiéramos motor, no entiendo que Fernando Alonso sea considerado deportista, por muy buen conductor que sea y la conjunción máquina-ingeniería-pilotaje requiera de virtudes innegables. ¿Por qué, entonces, no podría serlo Carlos Sainz? Bicampeón del mundo igualmente. Dos campeonatos de pilotaje no los considero iguales al tenis o el balonocesto, porque, por ejemplo, la diferencia en la calidad de los coches es determinante, mientras que en el tenis tienes un Federer que “corre” perfecto todo el año y la diferencia no es que su raqueta sea tecnológicamente mejor. Y esto en baloncesto es igual. Si el CSKA de Moscú gana la Euroliga, tiene que jugársela contra otros grandes, Panathinaikos, Real Madrid, Barcelona, Unicaja, Montepaschi, Maccabi, etc., equipos de élite y que año sí año también están mejor o peor, pero en un nivel excelente. Es decir, de nuevo, la diferencia en las zapatillas no es un decisivo para ganar un encuentro, sino los factores meramente deportivos: atléticos, tácticos y técnicos. Eso para mí es deporte. En iguales condiciones pongo al ajedrez.

Gasol es Campeón del Mundo en un deporte que, por más que han tenido que recurrir al mejor equipo posible estadounidense, era propiedad de los EE.UU, y en sus tiempos de Rusia o de la antigua Yugoslavia. Luego llegaron las potencias emergentes del bloque soviético, con la talentosa Lituania. Italia siempre está ahí, competitiva a muerte, incluyendo altibajos: pasan de quedar descalificados a campeones de Europa o subcampeones olímpicos con una facilidad pasmosa. Un poco como su selección de fútbol. Será el carácter transalpino.

Continuemos. Pau, campeón del mundo, que se dice pronto. Subcampeón europeo y olímpico. “Rookie” del año en la NBA. Jugador franquicia de Memphis, el peor equipo NBA de los últimos años y uno de los peores gestionados. -o alguien veía jugar a Memphis por otra cosa que no fuera ver a Pau-. Finalista con los Lakers de una final NBA, la mejor liga del mundo donde juegan los mejores. Pau se enfrenta a jugadores extraordinarios, con unas capacidades atléticas y técnicas estratosféricas, con un tipo como LeBron, por coger alguno, que bota como un base, anota de tres como un alero y se pelea con los pívots para machacar en sus caras. Y Pau está ahí. Dándose el cobre. Luchando contra los cafres periodistas estadounidenses contra su etiqueta de “blandito”. ¿Blandito? Cada vez que le hace un uno contra uno a “Supermán” Howard le saca falta, tanto en ataque como defensa. Tener clase, por lo visto, es ser blando.

Pau no es un pívot fajador ni un cuatro al uso, pudiendo jugar en ambas posiciones, aunque para sacarle todo el potencial posible esperemos que Bynum vuelva bien y ayude junto a Odom. Su cuerpo y su técnica no están para eso, sino para ser ágil, explosivo, aprovechar su tiro y sus recursos al poste bajo, sacar al otro cuatro fuera, normalmente hormonado, un buey de toneladas que brinca hasta el techo del pabellón y sacar petróleo, o doblarla fuera para un tirador o… ¿vieron el pase en el All Star al jugador que cortaba? Eso es tener clase. Díganle a Ben Wallace que haga eso. Díganselo a cualquier de los otros cuatros titulares de la NBA, porque se los come con papas; díganselo a los del equipo olímpico, medalla de oro, estadounidense, porque les metió más de veinte puntos.

Los estadounidenses, creo que cosmovisión, tienden a ver en lo hiperbólico, lo físicamente imposible -ver a Shaq bailando con sentido del ritmo, acostumbrados a ver a Romay- como portentoso. Pau no es sólo bueno técnicamente: es inteligente en la cancha. Pero inteligente con mayúsculas. ¿Cuántos de esos hay en la NBA? A ver si alguien cree que Jackson ficha a Pau porque tenía un día raro. Este entrenador sabe lo que quiere. Lo hará aún mejor jugador de lo que es: al tiempo. De momento, en la gira por el Este ha sido el mejor de los Lakers. Kobe juega en otro nivel, cierto, pero Pau juega en un nivel que el 90% de los jugadores NBA no alcanza.

Recuerdo la época en que Kukoc ganaba anillos con Jordan. Maljkovic, que de baloncesto sabe algo, dijo que era un jugador infravalorado y que no entendía que, en sus primeros años, tomara tan pocas decisiones determinantes en el juego de su equipo, porque tras Jordan le parecía, con mucho, el mejor de la plantilla, por talento. Pero no: la gente prefería ver a Ron anotando de tres o una penetración en contraataque de Pippen, un jugador que, sin Jordan, dejó patente que era bastante menos que una segunda opción.

Pau brilla en un universo por derecho propio: no le ha sucedido lo que a Sergio o a Navarro, es un ganador nato y su dominio de los partidos, cuando está a tope -de nuevo, antes del All Star, jugador de la semana-, es incuestionable, tenga a quien tenga delante. Está, además, adquiriendo la confianza necesaria para ser más determinante aún. Los que son grandes en la NBA no lo son sólo por su talento, sino por su mentalidad. Hay que ver a Kobe cómo se sabe mejor que nadie, y cómo botando el balón el resto percibe esa sensación; hay jugadores que botan mejor y con más chulería, pero son segundones, chicos de barrio con carácter, pero no dominadores de egos como Bryant.

Este chico, Pau, no es bueno; es buenísimo. Tiene su función, igual que en la selección Navarro se juega determinadas situaciones , porque tiene ese talento. El mejor jugador europeo actual, lo dicen sus números -y el bajón de Nowitzki-. Así que, eufóricos del momento, antes de hacer listas y poner a estrellas innegables como Nadal de mejor deportista de la historia, échenle un vistazo a este cuatro de Sant Boi. Por si acaso.

Enviar por correo electrónico Enviar por correo electrónico

Copyright © 2014 La ciudad de un billón de sueños